Mi kukusumuseta mágica

By Antonio Grañena Marín. Pues bajaba con mi chica y mi primer enano desde los Llanos de la Larri a Bielsa, saludando a las marmotas francesas, después de un día fantástico, estrenando mi primera kukusumuseta. Y en Bielsa, ya de noche, reposamos los pinrreles en El Chinchecle, lleno de mágica música, brujas guapas y druidas fabricantes de pacharán y demás aguas termales. Y yo con mi camiseta, testigo de cumbres y besos de pulga cuando, pasados unos chupitos juré, y lo vuelvo a hacer, que las lagartas de mi pechera se pusieron a bailar… y creo que aún siguen.

Start typing and press Enter to search